El divorcio de 140 mil millones de dólares de Jeff Bezos: cómo afecta a Amazon

El divorcio de 140 mil millones de dólares de Jeff Bezos: cómo afecta a Amazon


Jeff y MacKenzie Bezos en 2017, en la fiesta de entrega de los globos de oro de los estudios de Amazon en Beverly Hills, California (EE.UU.)

Este es el impacto que puede tener la separación sobre Amazon, sus empleados y sus clientes.

El anuncio del divorcio de Jeff Bezos el mes pasado ha sido una bendición para la prensa del corazón, que no hace más que chismorrear sobre la enorme fortuna de la pareja ─que asciende a unos 140 mil millones de dólares─ y sobre los mensajes subiditos de tono de Bezos a su nueva novia.

Pero más allá del mundo del Sálvame y la revista Hola, el divorcio de Jeff y MacKenzie Bezos podría tener un gran impacto sobre qué pasa con Amazon y crear nuevos retos para la empresa. Y aunque es poco probable, esa turbulencia podría afectar incluso a sus consumidores al frenar el rápido crecimiento e innovación de Amazon.

Además, se cree que el divorcio desembocará en uno de los acuerdos más importantes de la historia, y posiblemente el más grande, dado que Bezos es la persona más rica del mundo y dirige una de las empresas más valiosas del mundo.

«Jeff se mantiene muy centrado y dedicado a Amazon», dijo el 23 de enero el portavoz de la empresa Drew Herdener.

Esto es lo que necesitas saber sobre el divorcio y los efectos que puede tener.

 

La separación

Jeff y MacKenzie Bezos anunciaron conjuntamente su divorcio vía Twitter el 9 de enero, diciendo que decidieron separarse «tras un largo periodo de exploración amorosa y separación de prueba». El mensaje dice que pretenden continuar siendo amigos. La pareja se casó hace 25 años, un año antes de que Bezos fundara Amazon.

Queremos que la gente sepa de un acontecimiento en nuestras vidas. Como nuestra familia y amigos cercanos saben, tras un largo periodo de exploración amorosa y separación de prueba, hemos decidido divorciarnos y continuar nuestras vidas en común como amigos. Nos sentimos tremendamente afortunados por habernos encontrado el uno al otro y profundamente agradecidos por cada uno de los años que hemos estado casados el uno con el otro. Si hubiéramos sabido que nos separaríamos tras 25 años, lo volveríamos a hacer. Hemos tenido una vida tan buena juntos como pareja de casados, y además vemos futuros maravillosos por delante, como padres, amigos, compañeros de empresas y proyectos, y como individuos en busca de empresas y aventuras. Aunque las etiquetas puedan ser diferentes, continuamos siendo una familia, y continuamos siendo queridos amigos.

Jeff & MacKenzie

Jeff Bezos es fundador de Amazon, director, presidente y máximo accionista. MacKenzie Bezos es una novelista que ayudó a Amazon a crecer durante sus primeros años, pero que no se implicó demasiado en la empresa posteriormente y tiene un perfil mucho más bajo que su marido. La pareja tiene cuatro hijos.

Horas después del anuncio de divorcio, el tabloide National Enquirer dio la noticia de que Bezos se ha estado viendo con Lauren Sanchez, la mujer de Patrick Whitesell ─conocido representante de actores y artistas de la agencia William Morris Agency─. También publicó una serie de mensajes que supuestamente Bezos envió a Sanchez, tales como: «Te quiero, chica viva. Muy pronto te lo demostraré con mi cuerpo, mis labios y mis ojos».

Sanchez, actriz y piloto de helicóptero, no respondió a una pregunta sobre este asunto enviada a su empresa de filmaciones aéreas Black Ops Aviation.

 

La fortuna

Casi toda la riqueza de Bezos procede del 16 por ciento de participación en Amazon, empresa valorada en unos 800 mil millones de dólares. Bezos es el dueño a título personal del periódico The Washington Post, que adquirió por 250 millones de dólares en 2013. Las propiedades de la pareja incluyen dos casas en Beverly Hills, dos casas en Medina (Washington), la casa más grande en Washington DC, y un rancho en Texas, según el periódico económico The Wall Street Journal.

Bezos también es dueño de Blue Origin, empresa de cohetes y viajes espaciales que fundó en 2000. Invierte cerca de mil millones de dólares al año de sus acciones en Amazon en el desarrollo de la empresa emergente. A través de Bezos Expeditions, cuenta con acciones en empresas tales como Airbnb, Uber, Nextdoor y Twitter.

Tras un pequeño papel en el mundo solidario durante la mayor parte de su carrera, Bezos hizo público en septiembre pasado el fondo benéfico Day One, con una inversión inicial de 2 mil millones de dólares para ayudar a organizaciones sin ánimo de lucro dedicadas a los sin techo y crear una nueva red de guarderías en barrios de personas con pocos ingresos.

 

¿Qué podría pasar a continuación con Amazon?

En este punto inicial, es difícil decir qué puede cambiar para Amazon. El tabloide estadounidense TMZ informaba de que no existe contrato prematrimonial, lo que significa que la mayor fortuna individual del mundo puede dividirse en dos y Bezos puede perder el control directo de la mitad de su participación en Amazon. Eso podría suponer que MacKenzie presionara para realizar cambios en la empresa o reclamara un asiento en la junta directiva de Amazon, pero cualquier escenario es mera especulación, ya que todavía no está claro cómo se resolverá el divorcio.

Aunque las preguntas sobre el reparto continúan en el aire, expertos en gestión empresarial dicen que indudablemente el divorcio siembra incertidumbre para Amazon. También puede generarle una distracción a Bezos, tanta como la que sufre un director de una empresa que tiene que lidiar con la muerte de un familiar o un problema de salud.

Bezos durante la gran inauguración de Amazon Spheres, la sede de Amazon en Seattle el pasado enero.

«Se trata de una situación dura aun en las mejores circunstancias, luego añádele otras cosas al asunto», decía David Larcker, director de la Iniciativa por la Investigación en Gestión Empresarial [Corporate Governance Research Iniciative] de la escuela de negocios de Stanford. «¿Cuentas con el ancho de banda suficiente para sobrellevar el problema? ¿Tienes la atención en el juego?».

Jill Fisch, catedrático de Derecho Mercantil en la Universidad de Pennsylvania, decía: «La fortaleza de Amazon como empresa determinará el impacto que tenga todo esto».

Larcker y Fisch compararon el divorcio Bezos con los problemas emocionales de Elon Musk, director de Tesla, del año pasado y la enfermedad y muerte en 2011 de Steve Jobs, cofundador de Apple. En ambos casos, el impacto sobre los consumidores y los productos que estos compraban a Tesla y Apple fue nulo. Larcker dijo que también espera el mismo resultado en el caso de Amazon, aunque advirtió de que un Bezos más distraído podría perjudicar sus decisiones a largo plazo y hacer que Amazon deje escapar potenciales adquisiciones.

Para evitar ese tipo de problemas, Larcker decía, Amazon tendrá que confiar en el talento de los directivos de Amazon de toda la vida, entre los que se encuentra el director de negocio de consumo a nivel mundial Jeff Wilke, el director de servicios web de Amazon [Amazon Web Services] Andy Jassy y el vicepresidente Jeffrey Blackburn. Actualmente Amazon tiene 613.300 empleados en todo el mundo, lo que implica que no la dirige una única persona, sin importar quién sea, y puede continuar con su propio impulso al menos a corto plazo, comentó Larcker.

 

¿Hasta ahora ha tenido algún impacto sobre Amazon?

Los tabloides han tenido titulares al respecto, y la publicación de mensajes embarazosos supuestamente de Bezos enrarece el típico aire de secretismo sobre Amazon. Más allá esto no ha tenido un perjuicio claro en Amazon como empresa, cuyas acciones se han mantenido estables desde el anuncio de divorcio.

Incluso con la mitad de su fortuna, muy posiblemente Bezos se mantenga motivado e implicado en el crecimiento de Amazon, teniendo en cuenta que su identidad se encuentra tan íntimamente relacionada con la empresa, y que todavía le quedarían unos abrumadores 70 mil millones de dólares.

Aun así, a Bezos no le faltan retos. Acaba de iniciar el desarrollo de dos nuevas importantes sedes con 25.000 empleados, en la ciudad de Nueva York y en Arlington (Virginia). Su empresa se está expandiendo hacia el sector de los dispositivos de la casa inteligente con productos como los populares altavoces Echo con Alexa incorporada, así como hacia el sector de Hollywood, la sanidad, los supermercados, la robótica y nuevos mercados internacionales. Además, la competencia en el principal sector de negocio de Amazon, la venta online, no deja de calentarse a medida que grandes cadenas de centros comerciales como Walmart, Target y otros, luchan por arrebatarle mercado.

No hay mucho margen de error para Bezos y Amazon. Si este equipo deja de funcionar tan bien como lo ha hecho en los últimos años, muchos competidores podrían saltar al frente.

 

¿Ha habido anteriormente un divorcio similar?

Si, aunque las cifras no llegan a ser tan altas.

Steve y Elaine Wynn, fundadores de la cadena de hoteles y casinos Wynn Resorts, se divorciaron en 2010 y dividieron su 18 por ciento de participación en la empresa, que por aquel entonces se tasaba en unos 1.500 millones de dólares. La separación fue amistosa, pero las cosas no tardaron en desmoronarse, con la demanda de Elaine Wynn para volver a hacerse con el control de sus acciones y acabar convirtiéndose en la máxima accionista, tras la renuncia de Steve Wynn en medio de acusaciones por acoso sexual.

Los 32 años de matrimonio de Rupert y Anna Murdoch terminaron en 1999, supuestamente con un acuerdo de 1.700 millones de dólares para Anna.

Hay muchos otros ejemplos de acuerdos de divorcio también millonarios, pero se espera que la separación de los Bezos suponga el mayor acuerdo de la historia, convirtiendo a MacKenzie Bezos en la mujer más rica del mundo.

 

¿Qué piensa el presidente de EE.UU.?

Si, incluso Donald Trump tiene su propia opinión sobre este divorcio. Trump suele mostrar su desprecio por Jeff Bezos, principalmente porque el Washington Post, el periódico de Bezos, ha publicado muchas cosas poco halagadoras sobre el comandante en jefe de EE.UU.

Siento mucho escuchar la noticia de que a Jeff Bozo le baja los humos un competidor cuya información, entiendo, es mucho más precisa que las noticias de su partidista periódico, el Amazon Washington Post. ¡Con suerte el periódico pronto estará en manos mejores y más responsables!

Al presidente de EE.UU. se le conoce por darle pullas a sus enemigos, así que no sorprende que se burle de Bezos por sus trámites de divorcio. En un tweet a principios del mes pasado, Trump le llamó «Jeff Bozo». Cuando le preguntaron por el divorcio Bezos, Trump, que se ha divorciado en dos ocasiones, dijo: «Le deseo suerte. Va a ser una gracia».

Trump también disfrutó cuando el tabloide National Enquirer publicó la noticia sobre la relación extramatrimonial. El presidente estadounidense es amigo del editor del tabloide y supuestamente ha utilizado dicha publicación para callar los rumores sobre su propio amorío.

Bezos y Amazon suelen evitar responder a las burlas de Trump. Cabe esperar que mantengan esa postura.

 

Fuente: FOX RUBIN, Ben. Jeff Bezos’ $140 billion divorce: How it affects Amazon. CNET. 24 de enero de 2019.
Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  

Hay 1 comentario

Add yours