Análisis de Final Fantasy Record Keeper: Rol F2P en tu Android

Análisis de Final Fantasy Record Keeper: Rol F2P en tu Android


Como muchos en mi generación, quedé encandilado por la saga Final Fantasy. La saga que ideó Hinobu Sakaguchi nos presentó una forma diferente de experimentar los videojuegos, más madura, en la que ya no bastaba simplemente con divertirse y nos veíamos en una dramática historia que nos llegaba al alma. En realidad, y viéndolo con perspectiva, a lo mejor no la cuestión no estaba tanto en la calidad de los juegos en si como que éramos unos prepúberes acostumbrados a títulos de inferior calidad y nos vimos sobrecogidos ante la magnitud de lo que nos ofrecían estos juegos, pero eso no lo hace menos meritorio . Además, eso quizás se pueda aplicar a títulos como la séptima entrega, pero la valoración de otros como Final Fantasy VI (FFVI, usaremos las siglas con frecuencia a partir de ahora) si que podría estar totalmente justificada, siendo uno de mis juegos favoritos y algo tan perfecto que muy pocas cosas le cambiaría.

TinaDe todos modos, fuera como fuese, el impacto ocasionado ha hecho que la saga se convirtiera en un éxito internacional y en la gallina de los huevos de oro de Square (ahora Square-Enix), con la consecuente explotación. Como era evidente, no iban a dejar pasar la oportunidad de llevar su serie más emblemática a los dispositivos móviles, estando tan de auge en Japón. Esto nos ha llevado a conversiones relativamente buenas (como las versiones con gráficos mejorados de FFV y FFVI) y a juegos menores que no lo son tanto. Entre ellos se encuentra Final Fantasy All The Bravest (FFATB), un título Free to Play (F2P) desarrollado para iOS y Android hace dos años.

FF-All-the-Bravest-MiscFFATB partía de una premisa muy interesante, reunir a personajes de todas las entregas, hacer un grupo con ellos y ponerlos a combatir. Desafortunadamente, el simplista sistema de combate, el cual apenas tenía nada que ver con lo visto en juegos mayores, le hacía perder muchos enteros y, con el paso del tiempo, los desarrolladores reconocieron que ese planteamiento fue un fracaso, eso sin olvidar lo sangrante y abusivo que era su política de microtransacciones. Para evitar errores, esta vez Square-Enix se ha curado en salud y ha contratado a DeNa, la compañía del momento por su alianza con Nintendo, y vuelve a la carga con un nueva entrega F2P para móviles: Final Fantasy Record Keeper (FFRK), el cual, al menos, si que parece más interesante que el anterior.

final-fantasy-record-keeper1Se parte del mismo concepto que el juego anterior, pero esta vez, está bien hecho, emulando el sistema de batalla de siempre, aunque con algunos cambios para adaptarlos a dispositivos móviles, aunque para mí hace que incluso gane. Al fin y al cabo, si el juego sólo parte de combates, que al menos estos sean entretenidos.

FFRK nos pone en la piel de Tyro, asistente del Doctor Mog, el Custodio de los recuerdos que ayudan a mantener la paz en el reino. Estos recuerdos, como no podían ser de otro modo, son las historias de juegos anteriores, las cuales se recrean en cuados mágicos. De repente, la oscuridad se empieza a apoderar de los cuadros y esto provoca desastres naturales en todo el país. Es entonces cuando el Doctor nos encomienda la misión de adentrarnos en los recuerdos, y así, revivir las grandes batallas de juegos anteriores, reclutando de paso a los héroes que salen en ellas. Como se ve, la historia es una tontería, pero cumple con el cometido de ponernos en situación. Tampoco es que se buscase mucho más.


ffrecordkeeperLos gráficos no es que sean gran cosa, hay que admitirlo. Se distinguen dos partes: la interfaz principal, que cuando te mueves en busca de cuadros y que está realizada en alta resolución (aunque más bien parecen un juego de flash) y dentro de los propios recuerdos, en el que se usa un estilo pixelado propio de las consolas de 16 bits. En realidad no deja de ser un pastiche de tal o cual juego y sprites editados usando el estilo del FFVI de Super Nintendo para los personajes y escenarios que corresponden a entregas tridimensionales, y la verdad es que en general desentona y mucho, pues el contraste entre ambos estilos es demasiado cantoso, y los efectos en 3D que hay en algunos escenarios y magias tampoco es que ayuden, aunque si que son bonitos. Con las animaciones se ha hecho algo raro, porque nuestros protagonistas si las tienen… pero respecto a los enemigos depende de si son monstruos normales y jefes, dando imagen de dejadez y fomentando aun más la falta de uniformidad de la que hablábamos antes. Como guinda del pastel, tenemos que los cuadros lo que muestran son fotos de los juegos a los que hace referencia, cada uno teniendo su propio estilo. No se, la verdad es que se podrían haber currado unos artworks para esto, además de darle a todo algo más de coherencia, pero entiendo así ahorran costes. Además, los gráficos no dejan de funcionar igualmente y tampoco exigen mucha máquina para que funcionen, lo cual en cierto modo se buscaba.

Con el sonido más de lo mismo: reutilizan temas y efectos clásicos, así, tal cual. Podría comprender que los sonidos se mantengan como forma de homenaje, pero es chirriante que, por ejemplo, te vayas a una mazmorra de un juego antiguo y escuches un tema en midi, para luego irte por ejemplo, al FFX y escuchar canciones con samples de calidad muy superior. Ciertamente, el juego no es que tenga unos valores de producción muy altos.

Pero bueno, la calidad técnica de un juego poco importa si no acompaña su base jugable ¿no? Y la verdad es que aquí es donde el juego brilla con luz propia. A ver, no os esperéis una aventura épica con las de los juegos de consola, esto va de combatir y nada más. Buscamos el juego correspondiente al recuerdo que queremos jugar, seleccionamos el nivel, tendremos que pasar una serie de batallas en las que ganaremos experiencia y objetos hasta llegar al jefe final. Una vez vencido, recogeremos nuestras recompensas que bien pueden ser desde héroes nuevos hasta equipamiento y habilidades para nuestros personajes, así objetos que permitan mejorar ambos. Cada vez que nos adentramos en un nivel, una barra de “energía” se irá consumiendo y cuando se vacíe, tendremos que esperar a que se recargue de nuevo para volver a jugar.

Sin embargo, hay que reconocerlo, la mecánica engancha, y es porque está muy bien implementada. Las habilidades, como hemos dicho, se equipan como el resto de objetos, y sólo puedes tener un límite de dos por personaje. Esto podría parecer una especie de limitación, pero eso nos obliga a los jugadores a pensar y definir una estrategia determinada. A parte de eso, a diferencia de la saga principal, estas técnicas no consumen puntos de magia, sino que tienen un número de usos limitados por mazmorra, aunque se renuevan al subir de nivel o si un enemigo deja caer un éter. Así, el juego obliga a tomar decisiones ¿Uso el conjuro Electro sobre el robot que me atosiga o lo reservo para el jefazo? Los únicos movimientos que tienen usos infinitos son los de ataque y defensa, y claro, lo malo de esto será que muchas veces los jugadores abusaremos de estos golpes para evitar gastar nuestras técnicas más fuertes, por lo que lo ideal es mejorarlas no sólo para que sean más poderosas, sino para que el juego sea más divertido. Toda esta parte de gestión y diseño de la estrategia es la que consigue que el juego tenga profundidad y enganche, al ir mejorando nuestros recursos e implementando tácticas más eficientes. Por supuesto, hubiera molado bastante poner mazmorras con puzzles y exploración en vez de hordas de enemigos atacándote, pero la verdad, no creo que haga falta y más dada la naturaleza del título como juego para móviles de partidas muy cortas.

37825628Por supuesto, siendo un F2P, todo esto valdría poco si no existiera un equilibrio adecuado y explotase hasta la saciedad el asunto de pasar por caja ¿No? Pues no os preocupéis, porque DeNa lo ha implementado todo muy bien. El dinero real nos permite mejorar nuestro equipo así como realizar “tiradas” para obtener “reliquias” (objetos menos frecuentes y más poderosos), curar a nuestros personajes dentro de una mazmorra. Sin embargo, no habrá necesidad de pagar si no lo deseamos, ya que todo lo podemos conseguir repitiendo los niveles una y otra vez y cada día tenemos la posibilidad de obtener una reliquia gratis. Por otro lado, alguien me podría comentar sobre la citada barra de energía, y es verdad que se da la opción de “comprar tiempo”, pero tampoco es preocupante porque se recarga bastante rápido.

En conclusión, lo que nos ofrece Square-Enix y DeNa está bastante lejos de aquellas aventuras épicas que nos mantenían con el corazón en un puño, y tampoco lo pretende. Hablamos de un juego para móviles y F2P, enfocado a partidas rápidas en momentos puntuales como por ejemplo, esperar a alguien o ir en autobús al trabajo y en eso cumple sobradamente. No será la obra maestra definitiva que nos gustaría que fuese, pero tampoco está nada mal para echar unos ratillos. Incluso para eso, cumple sobradamente.

Hay 1 comentario

Add yours