La Unión Europea aprueba el uso del cargador común


A día de hoy muchos de los dispositivos que se fabrican tienen un cargador compatible entre ellos. A corto plazo, el uso de un cargador común será una obligación para los fabricantes de teléfonos. Así lo ha determinado la Unión Europea.

No obstante, todavía se ha de obtener el visto bueno definitivo del Consejo y Eurocámara, previsto para marzo de 2014.

Esta decisión es fruto del pacto entre el Parlamento Europeo y los gobiernos de los países europeos, firmado el pasado 20 de Diciembre.

Los países que participan en el acuerdo tendrán dos años para adaptarse a la decisión, mientras que los fabricantes dispondrán de tres años para adecuarse a la misma.

La Unión Europea garantiza que se reducirán los costes y desechos que genera este sector, además de ser una ventaja directa para el consumidor, que será el beneficiado directo.

Una vez adaptadas las normas al creciente número de dispositivos, se asegurarán unos requisitos mínimos de salud y seguridad necesarios hoy en día.

Gracias a esta medida no solo se reducirán costes y desechos, sino que también se controlará con mayor facilidad los puntos de venta no permitidos de estos dispositivos.

Hay 1 comentario

Add yours