Los iPhone de Apple se dan contra la pared. Ahora sabemos hasta qué punto

Los iPhone de Apple se dan contra la pared. Ahora sabemos hasta qué punto


La marca tiene muchos problemas que resolver.

Apple advertía a principios de enero que las ventas navideñas fueron un 11 % menores de lo esperado. Y ahora parece que esa es la tendencia.

El martes 29 de enero, Apple prevé unas ventas de entre 55 mil y 59 mil millones de dólares durante el segundo trimestre económico ─enero, febrero y marzo─, frente a la estimación media de Wall Street de unos 59 mil millones de dólares. La previsión llega después de unos decepcionantes ingresos durante el primer trimestre económico ─octubre, noviembre y diciembre─ que la marca detalla en su informe de resultados.

La previsión de ventas es la gota que colma el vaso para los observadores de Apple, que llevan años preguntándose cuándo las ventas de iPhone alcanzarían un límite teórico sobre cuántos millones se podrían vender cada trimestre. Parece que ya podrían tener una respuesta.

Se estima que Apple ha vendido 66’6 millones de iPhone en su primer trimestre económico ─que finalizó el 29 de diciembre─, un 15 % menos que un año antes, según Tony Sacconaghi ─analista financiero de Bernstein─. Apple ya no hace públicas las unidades vendidas, lo que quiere decir que no existe una cifra oficial sobre el número de iPhones, iPads o Macs vendidos. La marca dijo que sumó casi 52 mil millones de dólares en ventas de iPhone, un 15 % menos que durante el mismo periodo del año pasado.

No está claro qué ha provocado que Apple se dé contra la pared. Algunos analistas culpan a los elevados precios de los iPhone. Actualmente Apple cobra por muchos de sus móviles ─con un precio que empieza en los 999 dólares─ más que por el modelo más básico de MacBook Air. El modelo más básico del colorido iPhone XR, que empieza en los 749 dólares, es el único móvil de Apple que está por debajo del precio de su popular ordenador portátil. Mientras, las operadoras de telefonía también han reducido sus ofertas.

En una carta de Apple dirigida a los inversores con fecha 2 de enero, el director de la marca Tim Cook hablaba de una desaceleración económica en China y del «aumento de tensiones comerciales con Estados Unidos». También comentaba que la marca se esforzó por producir suficientes productos que vender a sus clientes y que cuando lo hizo, la fortaleza del dólar incrementó los precios en otros países. Como continuación, el martes 29 de enero Cook también culpó del aumento de precio de sus móviles a la falta de ofertas de las operadoras de telefonía.

This Monday, Oct. 22, 2018, photo shows from left, the iPhone XS, iPhone XR, and the iPhone XS Max in New York. The XR falls between the top-of-the-line XS models in size, but is lower in price. (AP Photo/Richard Drew)

Apple facilitó el martes una cifra de 84’3 mil millones de dólares en ingresos, más de un 4 % menos que un año antes. Eso no supuso demasiada sorpresa, teniendo en cuenta que la marca realizó una extraña advertencia el 2 de enero de que podría quedarse corta en 10 mil millones de dólares respecto a sus previsiones.

«Aunque fue una decepción no alcanzar nuestro objetivo de ingresos, dirigimos Apple para el largo plazo y estos resultados trimestrales demuestran que la fortaleza subyacente de nuestro negocio está muy consolidada», decía Cook el martes en una declaración. Añadía que Apple continuaría innovando, y dijo «no vamos a levantar el pie del acelerador».

Las acciones de Apple, que habían caído más de un 1 % el martes, subieron más de un 5 % tras repartir en dividendos 163’47 dólares por acción.

Manzanas ─Apples─ amargas

Los beneficios trimestrales de Apple fueron un buen recordatorio de lo importante que es el iPhone.

Apple observó un crecimiento en todas sus otras categorías de productos, tales como los Mac y los «vestibles» (wearables). Pero dado que el iPhone representa más del 60 % de las ventas de Apple, ese crecimiento no fue suficiente para salvar el descenso en ventas de iPhone.

Sin embargo, algunos inversores se centraron en el crecimiento de esos negocios, especialmente servicios, que incluyen el App Store y Apple Pay. Esos negocios ayudarán a Apple a diversificar y depender menos de su popular móvil.

«Confío en que Apple será capaz de independizarse aún más de la venta de dispositivos, a cambio de expandir el ecosistema servicios», decía en un correo electrónico Michael Obuchowski, jefe de inversiones de Merlin Asset Management. Añadía que esperaba que Apple abriera más ampliamente sus servicios de forma que pudieran usarlos personas que no utilizan dispositivos Apple, un paso que la marca insinuaba a principios de este mes cuando decía que iTunes y AirPlay estarían disponibles en televisiones de varios fabricantes.

La empresa de Obuchowski tiene acciones de Apple.

Tal y como decía Apple anteriormente, los mercados fuera de EE.UU. jugaron un papel clave en el descenso de ventas de iPhone. Las ventas cayeron en Europa, China y Japón, pero subieron en América y el resto de Asia Pacífico.

La caída en las ventas en otros mercados ajenos al chino preocupaban al analista de Moor Insight & Strategy Patrick Moorhead. «Esto me lleva a creer que se trata de un problema con el producto, concretamente el iPhone, que evita que los clientes lo renueven», decía. Problemas más importantes como la guerra comercial entre China y EE.UU. no afectarían tanto a Europa o Japón.

Pero Cook decía que también tenía algo que ver con ello el programa asequible de sustitución de baterías de Apple. La sustitución de la batería por 29 dólares, ofrecida en respuesta a la controversia por la forma en que el software de la marca trata las baterías antiguas, frenó las ventas de nuevos iPhone.

Aun con sus problemas, Apple está ganando dinero. Los ingresos netos cayeron menos de un 1 %, hasta los 19’9 mil millones de dólares, o 4’18 dólares por acción. Eso fueron más que los 4’17 dólares por acción de las expectativas de Wall Street.

¿Demasiado caro?

Desde que Apple pusiera a la venta en 2017 el iPhone X por 999 dólares ─un enorme incremento del 53 % en el precio respecto al modelo más básico del iPhone 7 de 2016─, los expertos se han preguntado cuánto exactamente podría sacar Apple con ello. El éxito del iPhone X apuntaba una respuesta.

Ahora que Apple se ha dado contra la pared, la pregunta vuelve a surgir, especialmente desde que la marca puso a la venta el iPhone XS por 999 dólares el año pasado junto con un iPhone XS Max, que costaba 1.099 dólares.

Cook desmintió esta cuestión, argumentando que la culpa viene de los mayores costes en el extranjero. «Creo que el precio es un factor», dijo, pero era un precio inflado por el cambio de divisa. Para contrarrestar eso, Cook dijo que Apple ha empezado a bajar los precios de sus móviles en el extranjero de forma que el importe que paguen los clientes sea prácticamente el mismo que era el año pasado.

Fuente: SHERR, Ian. Apple’s iPhones hit a wall. Now we know how bad it is. CNET. 29 de enero de 2019.

Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  

Hay 1 comentario

Add yours