MicroLED es la primera nueva tecnología de pantallas después de una década. ¿Puede batir a la OLED?

MicroLED es la primera nueva tecnología de pantallas después de una década. ¿Puede batir a la OLED?


Si Samsung se sale con la suya, una matriz con millones de LEDs diminutos podría destronar a la OLED como la próxima tecnología de pantallas grandes. Pero no será fácil.

Durante dos años consecutivos, Samsung ha cautivado a la multitud en la feria CES con una televisión tamaño pared que utiliza una tecnología llamada MicroLED.

Con 219 pulgadas, la versión más novedosa de La Pared [The Wall] ─como Samsung la llama─ es absolutamente gigante. Pero incluso mejor, ahora la marca tiene una que es más pequeña. Hay una nueva televisión MicroLED de 75 pulgadas que aun no es más que un prototipo y no se sabe cuando saldrá a la venta, pero ya puedes comprar la versión original de 146 pulgadas de La Pared [The Wall]. Tendrás que encargar una para saber cuánto cuesta, porque el precio varía según la instalación. «Mucho», eso seguro.

Entonces, ¿qué tiene de especial la tecnología MicroLED?

En pocas palabras, representa la primera nueva tecnología de pantallas que se comercializa en más de una década. La última fue la tecnología OLED, que debutó en las televisiones con la Sony XEL-1 en 2008 y actualmente lidera la carrera en calidad de imagen en televisiones, además de vestir los móviles de alta gama. Pero aun a día de hoy la gran mayoría de pantallas, desde televisiones hasta ordenadores portátiles, tabletas y móviles, utilizan la más antigua tecnología LCD en lugar de la OLED. A la tecnología OLED le ha llevado años adquirir popularidad y cabe esperar un (largo) camino similar para la MicroLED. En otras palabras, no pienses que podrás permitirte una televisión MicroLED a corto plazo.

Samsung fue la primera marca en introducir la tecnología MicroLED en el mercado, pero no es la única en juego. LG también trabaja en la MicroLED y durante la exposición IFA en Berlín presentó un panel de demostración. Y el gigante chino de las televisiones TCL tenía una televisión MicroLED en su estand en la feria CES 2019. Sony lleva trabajando en alguna variante de las televisiones LED ya desde 2014 y tanto Sony como Samsung presentaron una tecnología similar para salas de cine y otros usos comerciales de pantallas gigantes.

Esta tecnología también podría incorporarse en pantallas más pequeñas. Actualmente Apple utiliza pantallas OLED en sus móviles iPhone de alta gama y en el Apple Watch, pero según parece está desarrollando internamente sus propias pantallas MicroLED para su uso en dispositivos móviles, empezando por el reloj inteligente. No abundan los detalles al respecto y posiblemente pasarán años (si es que sale adelante) antes de que Apple lo comercialice, pero el interés de Cupertino por esta tecnología demuestra que la tecnología MicroLED podría ser la tendencia.

No es difícil ver el por qué. La tecnología MicroLED tiene el potencial de conseguir los mismos niveles de negro perfecto que la OLED pero sin el peligro de quemarse. Puede proporcionar más brillo que cualquiera de las actuales tecnologías de pantallas, una amplia gama de colores excelentes y no presenta los problemas de ángulo de visión y problemas de uniformidad de la tecnología LCD.

Ahora mismo el problema de la tecnología MicroLED no es la calidad de imagen, sino la fabricación. Las fuentes citadas en el informe de Apple dicen que estas pantallas son más difíciles de fabricar que las OLED, hasta el punto de que Apple casi abandona su desarrollo hace un año.

En 2018 ingenieros de Samsung le dijeron a David Karzmaier, de la web CNET, que el objetivo actual era fabricar una televisión MicroLED con resolución 4K que fuera más pequeña que las 146 pulgadas, que es exactamente lo que hicieron un año después. Ahora verás por qué es tan compleja su fabricación.

 

LEDs pequeños, pequeños

Como el propio nombre indica, la tecnología MicroLED consiste en millones de micro, eso mismo, LEDs. Es decir, se trata de versiones más pequeñas de lo que se encuentra en tu actual televisión LCD, en las modernas linternas, bombillas e infinidad de dispositivos que utilizan LEDs para crear luz. Esto hace que eso del MicroLED parezca sencillo. Entonces, ¿por qué tardaron tanto en hacer LEDs más pequeños y meterlos en una televisión?

Resulta que ese proceso es mucho más difícil de lo que parece. Uno de los problemas es que cuando encoges los LEDs, la cantidad total de luz que producen disminuye. Así que tienes que darles más potencia o aumentar su eficiencia, o ambas cosas. Simplemente darles más potencia genera nuevos problemas. La televisión necesitará mucha más electricidad y tendrá que disipar mucho más calor.

Diferencia de tamaño entre los LEDs tradicionales y los MicroLEDs.

Acortar el espacio entre los píxeles, o la «distancia entre píxeles», plantea otro reto enorme. La circuitería y otros elementos necesarios solo pueden hacerse pequeños hasta un cierto punto. Si no puedes reducir la distancia entre píxeles, existe un límite en cuanto a lo pequeña que puede ser una televisión MicroLED. De ahí lo impresionante que resulta la MicroLED más pequeña de Samsung.

Por supuesto, una televisión tamaño pared mola mucho, pero no la va a comprar nadie. Si un fabricante quiere ganar dinero con su nueva tecnología, necesita algo fácil de fabricar en torno a las 50 pulgadas, o menos. Una vez pueda hacer eso, será fácil hacer tamaños más grandes. Bueno, más fácil.

Comparativa entre LCD, OLED y MicroLED. Compara la complejidad y múltiples capas de un LCD medio frente a OLED y especialmente MicroLED. Fíjate además en el grosor, que aunque no exaccto, es indicativo de las posibilidades de pantallas más delgadas de las nuevas tecnologías.

Y acto seguido aparecen los costes. En lugar de unos cuantos, o quizás unas pocas docenas, de LEDs «blancos» amarilloazulados como los que puedes encontrar en una televisión normal, tienes 8’3 millones de LEDs, uno por cada píxel para una pantalla con resolución 4K de 3.840 x 2.160 píxeles. En realidad, es mucho peor. Dado que necesitas un LED rojo, uno verde y uno azul por cada píxel, eso quiere decir que hay casi 25 millones de LEDs en total. Miles de ellos se agrupan en módulos y varios módulos forman una televisión, pared o pantalla de cine.

 

Imagen grande, grande

Vale, entonces esos son los retos tecnológicos. A los ingenieros les gustan los retos. Y en la historia de la electrónica de consumo, la tendencia va hacia más pequeño y más eficiente.

Los potenciales aspectos positivos son numerosos: imágenes más brillantes que con OLED, pero con la misma capacidad de apagar cada píxel, para conseguir de forma parecida un negro perfecto. Esto querría decir una imagen más realista y contundente que con OLED y mejor reproducción HDR.

Vista muy ampliada de la matriz RGB de un píxel MicroLED. Se necesitan 8 millones de estos para una televisión 4K.

¿Recuerdas lo que acabo de decir sobre más pequeño y eficiente? La Pared [The Wall] de 146 pulgadas de Samsung tiene un tamaño de píxel de menos de 1 mm. La pantalla de 75 pulgadas tiene chips LED en torno a los 0’15 mm.

Samsung también apunta hacia una mayor «eficiencia luminosa» que otras tecnologías de pantallas. Eso es una medida de cuánta luz genera con una determinada cantidad de electricidad. Ahora bien, esto no quiere decir necesariamente que será más eficiente en conjunto que, por ejemplo, una pantalla LCD de LEDs del tipo iluminación en los bordes [Edge-lit], sino que será más eficiente que esa televisión si ambas generan, digamos, 2.000 lúmenes.

Como esta será una televisión LED «real» y no las televisiones LED «falsas» con las que llevamos años (lo que quiere decir: paneles LCD con luces LED detrás), se eliminan todos los aspectos negativos de los LCD. Esto quiere decir, en teoría, que podremos disfrutar de ángulos de visión más amplios y menos o nada de movimiento borroso. Además, no sufrirán de retención de imagen o imagen quemada. Y cabe esperar un mayor tiempo de vida que las televisiones LCD u OLED que tenemos actualmente.

La modularidad de MicroLED hace un poco más sencillo aumentar el tamaño de las pantallas. Simplificando demasiado, digamos que una televisión de 50 pulgadas tiene 10 módulos con unos 830.000 píxeles cada uno. Juntas unos cuantos de esos mismos módulos en una pantalla, y una marca podría vender una televisión de 100 pulgadas en resolución 8K sin diferencias en costes de fabricación. ¿Mismos costes de fabricación y un precio de venta más alto? A los fabricantes les va a encantar.

Abajo se ve un panel MicroLED y encima una tableta que muestra una imagen ampliada donde se ven los LEDs.

Eso es mucho simplificarlo todo, pero esa es la idea general. Con el procesamiento adecuado, no importa si tu televisión tiene exactamente resolución 4K, o si es 5.327 x 2.997 o 8.000 x 4.500. Si tu sueño es una pantalla del tamaño de una pared con resolución 10K, esta podría ser la forma de conseguirla.

Dicho de otro modo, las actuales televisiones LCD y OLED tienen tamaños de píxel diferentes para diferentes tamaños de pantalla. Así que una pantalla LCD 4K de 75 pulgadas tiene píxeles más grandes, pero el mismo número, que una pantalla LCD 4K de 50 pulgadas. Posiblemente con MicroLED solo haya que añadir píxeles del mismo tamaño para hacer una televisión más grande y con mayor resolución. Esto podría acabar siendo más fácil desde el punto de vista de fabricación que cambiar el tamaño de píxel de los diminutos LED. Habrá que esperar para ver si es así.

También existe una potencial conexión con otras tecnologías: puntos Quantum [Quantum dots]. En lugar de LEDs rojos, verdes y azules, es posible que haya casi 25 millones de LEDs azules, con dos tercios de ellos dotados de puntos quantum rojos o verdes. ¿Por qué? Más fácil de fabricar, mejor eficiencia y ¿no suena bien «Micro Quantum Dot LED»?

Televisión MicroLED «La Pared» [The Wall] de 146 pulgadas de Samsung.

Quedan todavía un par de años por lo menos

Aunque puedes encargar una Pared [Wall] ahora mismo, todavía es demasiado cara para la mayoría de los mortales. La versión de 75 pulgadas puede salir más barata, pero aun no está disponible, y Samsung no ha dicho nada sobre cuándo saldrá a la venta. Puede que el año que viene, pero también será súper cara. En el mismo plazo de tiempo puede que veamos MicroLED en un móvil o un reloj inteligente, teniendo en cuenta que no necesitan tantos LEDs, ni tanto brillo, y esos dispositivos solo se espera que duren unos años. Ya lo veremos.

En fin, sin duda MicroLED es tecnología del futuro, pero del «futuro próximo». Las mayores marcas de aparatos de tecnología avanzan con la idea. La tecnología OLED es asombrosa, pero parece que LG es la única que puede fabricar televisiones en tamaños rentables. Desde luego sus competidores quieren encontrar la «siguiente gran novedad». O pequeña, según se tercie la cosa.

 

Fuente: MORRISON, Geoffrey. MicroLED is the first new screen tech in a decade. CNET. 5 de febrero de 2019.

Hay 1 comentario

Add yours