Seguridad en Android

Seguridad en Android


foto by JTomas

Imagen by JTomas

Nuevas funcionalidades, mejoras visuales, aumento del rendimiento… Estas son algunas de las características que más valoran los usuarios a la hora de usar un sistema operativo, pero los desarrolladores de éstos ponen  todo su empeño en mejorar un aspecto no tan evidente, pero no por ello menos importante, la seguridad.

En la actualidad, en la que nuestros teléfonos móviles se han convertido en ordenadores de bolsillo, es habitual que realicemos todo tipo de tareas delicadas tales como comprar online o consultar la página web del banco,  sin olvidar que, gran parte de nuestra vida se almacena en ellos: conversaciones, fotografías, documentos, etc. Es por ello que un ataque a la seguridad de nuestros smartphones puede suponernos un gran problema.

Android, como la mayoría de sistemas operativos, se preocupa por este aspecto, y por ello realiza constantes correcciones de seguridad en cada nueva versión que libera. Uno de los aspectos más básicos, pero mejor pensados en el apartado de invulnerabilidad frente a código malicioso es la máquina virtual Dalvik (la que nos permite que cualquier aplicación Android pueda ejecutarse en los miles de dispositivos distintos que existen). Para cada una de las aplicaciones que corren, Android instancia una máquina virtual, esto permite que unas no puedan influenciar maliciosamente en otras, ya que están “aisladas”, además de impedir que un mal código bloquee todo el sistema.

Pero esto no impide al usuario comprometer su propia seguridad. Una de las mayores ventajas de Android, su apertura, es también uno de sus grandes problemas, ya que al permitir que se instalen aplicaciones de fuentes desconocidas, hacen que estas no pasen ningún filtro que examine su código.

Muchos recomiendan la instalación de antivirus en los smartphones, aunque bajo mi punto de vista, lo que debe primar es el sentido común: la instalación de aplicaciones debe hacerse siempre desde fuentes confiables como Google Play (aunque esto no nos garantiza un 100% de seguridad), deben analizarse los permisos que pide cada aplicación, ya que en ocasiones son excesivos y nos pueden hacer sospechar y sobre todo evitar al máximo las aplicaciones “piratas”. En el momento en el que alguien modifica una aplicación de pago para hacerla funcionar de manera gratuita puede incluir todo tipo de herramientas maliciosas que podrían comprometer gravemente la seguridad de nuestro smartphone.

Además, si somos aficionados a instalar ROM’s modificadas, debemos tener cuidado con quién las desarrolla, y si es confiable,  ya que podrían contener malware indeseable.

Con estos simples consejos nuestro dispositivo Android estará mucho más protegido.

Hay 1 comentario

Add yours